• BENITO06-1

    I.E. San Benito

    La Institución Educativa San Benito Inició labores en una planta física totalmente nueva, con espacios dignos para el desarrollo de la labor educativa.

fachada

Historia de la Institución

La Institución Educativa San Benito fue creada el 24 de diciembre de 2014, mediante la resolución No 014311 de la Secretaría de Educación de Medellín e inaugurada en enero de 2015. Inició labores en una planta física totalmente nueva, con espacios dignos para el desarrollo de la labor educativa y una infraestructura moderna, que da cuenta del proceso de renovación e intervención del centro de la ciudad. Se construyó en el lugar donde antiguamente prestaba servicios exequiales la Sala de Velación y Funerales La Aurora.

¿Qué se busca con la creación del Colegio san Benito?

Se creó con la intencionalidad de ofrecer un mejor espacio y ampliar la atención a los estudiantes de las sedes Madre Marcelina y Francisco José de Caldas, sedes se la Institución Educativa Tulio Ospina. Con su creación, dejó de ser una sede y se convirtió en una Institución independiente, que debió iniciar con el proceso de construcción de todos y cada uno de los componentes de su Proyecto Educativo Institucional. Bajo la administración en la cual se inauguró, fue proyectada como el primer colegio “Maestro” de la ciudad, pionero en la implementación de la Jornada Única. La institución surge como una de las apuestas de transformación a través de la oferta cultural y educativa que busca contrarrestar dinámicas propias de zonas vulnerables.

Caracterización de la población

La Institución Educativa San Benito es una Institución mixta, de carácter oficial, que atiende a una población de 500 estudiantes, con edades que oscilan entre los cuatro y los veinte años, en los grados de Transición a once, incluyendo los modelos flexibles de Procesos Básicos y Aceleración del Aprendizaje, distribuidos en 15 grupos. El 20% reside en los barrios de influencia directa a la Institución, como lo son: Prado, El Chagualo, Villanueva y San Benito -de los cuales un alto porcentaje vive en inquilinatos - y el 80% restante proviene de las demás comunas de la ciudad, especialmente de aquellas donde se concentran los barrios de más bajos recursos económicos y, por lo tanto, más vulnerables; algunos pocos llegan desde otros municipios del valle del Aburrá. La mayoría de los estudiantes pertenecen a estratos 1 y 2 y unos pocos proceden del estrato 3.

Los estudiantes son en su mayoría hijos e hijas de trabajadores informales que realizan su actividad productiva en el centro de la capital, por lo que se desplazan diariamente desde sus viviendas hasta la Institución Educativa, donde pasan el día, mientras sus padres, madres o familiares desempeñan sus oficios, entre los cuales prevalecen la venta callejera de frutas, dulces, tintos y minutos de celular.

Beneficios de la Institución

El 100% de la población cuenta con servicio de restaurante escolar en la modalidad de almuerzo víveres y quienes cumplen con el requisito de edad, acceden al programa de tiquete estudiantil. El 5% de los estudiantes cuenta con un diagnóstico médico que certifica poseer algún tipo de discapacidad y con diferentes diagnósticos clínicos.

La Institución es atendida por una rectora, una coordinadora, 24 docentes, una secretaria, un bibliotecario, dos psicólogos, una maestra de apoyo, un nativo extranjero que apoya la enseñanza del inglés (fellow), cinco personas de aseo, tres guardas de seguridad y cinco manipuladoras de alimentos.

La jornada escolar es extendida, de manera que todos los grupos reciben dos horas de clase adicionales, en comparación con las demás Instituciones Educativas oficiales del país.

Ocupa un área de 4000 m2 y cuenta con 3 pisos distribuidos así: en el primer piso se encuentran situadas las oficinas administrativas, el restaurante escolar, la tienda, el aula de preescolar, la cancha de recreo y una sala de cómputo. En el segundo y tercer piso hay 12 aulas de clase, cada una de 60m2, laboratorio integrado de Biología, Física y Química , biblioteca y otra sala de cómputo con equipos nuevos. En cada planta hay servicios sanitarios. La infraestructura permite el desplazamiento autónomo de personas con discapacidad motora, dado que cuenta con rampas y baños adecuados para ellos. La construcción del colegio tuvo en cuenta las normas básicas de sismoresistencia, accesibilidad, salubridad y asepsia. De igual manera, está dotada de una red contra incendios y de aireación e iluminación condicionada y calculada para la actividad académica.

En las zonas periféricas de la institución y por ser una zona de tolerancia y de mucha presencia de habitantes de y en calle, así como de trabajadoras sexuales, se presenta mucho consumo de Spa, indigencia, problemas de basuras, seguridad y otros que afectan directa o indirectamente el ambiente escolar.

En procura de garantizar la seguridad, cuidado y protección de los estudiantes, el personal que labora en la Institución y la planta física, desde su inicio se ha recibido el apoyo de personas e instituciones como la Policía Nacional, la secretaría de seguridad y las diferentes dependencias de la secretaría de educación municipal.